Nuestros Colaboradores

logo kommerling
logo Procomsa
logo Procomsa

Contacto

Alcala de Henares

Teléfono: 91 802 01 60

ASISTENCIA REMOTA

asistencia remota

¿Por qué hay condensación dentro de mis ventanas?

Estamos  en invierno y como regla general en el exterior significa mañanas más oscuras, clima frío y días lluviosos. Sin embargo, esto no tiene porque significar que en el interior de nuestra vivienda tengamos que tener un ambiente igual de desapacible.  La condensación en varias zonas del hogar y en ventanas se vuelve más presente durante los meses más fríos.

Esto es un efecto, que además de bloquear la vista en el exterior, la condensación puede provocar goteo en el suelo o incluso la congelación en el vidrio si las temperaturas son muy bajas y no tenemos instalado un sistema adecuado de carpintería.

La pregunta que muchas persona nos hacen es: ¿cuál es la causa de la condensación en el hogar? Y más concretamente, ¿la elección de ventanas ayuda o dificulta la aparición de la condensación?

La condensación en el interior de las ventanas es el resultado del exceso de humedad, que se acumula principalmente en los elementos menos aislantes.  El aire contiene humedad y esta se deposita sobre los elementos de la vivienda cuya superficie está a una temperatura inferior.

¿Cuándo es más probable entonces que la condensación aparezca?

La condensación puede ser un problema durante todo el año, pero es más frecuente es precisamente durante los meses de otoño e invierno, que son los meses donde la humedad relativa es mayor unido esto a unas más bajas temperaturas. 

Aunque un poco de agua en el interior puede parecer inofensivo, si la condensación no se soluciona de inmediato puede alentar a aparición del moho negro que comience a verse en las paredes, techos y alrededor de tus ventanas. Esto no es solo un problema estético, sino que puede provocar también  ciertos problemas de salud desagradables, como problemas respiratorios, erupciones cutáneas e incluso bronquitis.

¿Cómo puedo resolver los problemas de condensación en mi casa?

La condensación  en general puede prevenirse con el cuidado adecuado. En resumen, para controlarla se trata de reducir la cantidad de humedad dentro del hogar. Las actividades cotidianas, como cocinar, lavar la ropa, secar la ropa, ducharse, etc.,  generan un exceso de humedad. Al realizar tareas como estas, es muy importante asegurarse que las habitaciones estén lo suficientemente ventiladas. El primer consejo por lo tanto sería una adecuada ventilación de la vivienda. Si la vivienda no dispone de un sistema de ventilación, bastará con tener la precaución de ventilar por las mañanas un mínimo de 10 minutos mediante la apertura de las ventanas

Otros pequeños detalles son también importantes. Por ejemplo, mantener las tapas sobre las ollas al cocinar o abrir una ventana cuando se ducha puede marcar una gran diferencia. Cerrar las puertas a las habitaciones propensas a la humedad, como cocinas, baños y dormitorios en las noches frías, también evitará que el aire húmedo llegue a otras habitaciones.

Para aquellos que buscan soluciones a más largo plazo, es vital garantizar el aislamiento y la ventilación adecuados. Los deshumidificadores y extractores también nos ayudan a reducir al humedad del ambiente.

Y si queremos evitar que la condensación aparezca en las ventanas, es fundamental disponer de unas ventanas aislantes, tanto en los marcos como en los vidrios. Esto nos asegurará que la temperatura interior de los marcos y los vidrios sean mucho mayor y podremos mantener la condensación en niveles mucho más bajos e incluso prácticamente el evitar que esta aparezca.   Por ejemplo si una carpintería de aluminio no tiene rotura de puente térmico, aparecerá incluso la condensación antes en los perfiles que en el vidrio para un vidrio estándar 4/16/4 con cámara de aire. Esto es así porque el aislamiento de los perfiles de aluminio es incluso menor que el del vidrio.  Basta una sencilla prueba y es que al tocar un perfil de aluminio por el interior notaremos que esta completamente frío, prácticamente igual a la temperatura exterior. 

Por eso, si instalamos una carpintería aislante de PVC, como por ejemplo la que utilizamos en nuestros sistemas de ventanas, notaremos que la temperatura interior de los perfiles es bastante alta, muy cercana a la que tengamos en la habitación. Por este motivo, el riesgo de condensación en estos perfiles es prácticamente inexistente.  De la misma forma nosotros recomendamos poner en nuestras carpinterías unos vidrios como mínimo de 4/16/4 con tratamiento bajo emisivo, para conseguir que los valores de aislamiento del vidrio se acerquen lo más posible a los de nuestra carpintería.

Esperamos que este artículo te sea de ayuda a la hora de poder evitar las condensaciones en tu vivienda.  Si quieres más información sobre este tema o estás pensado en cambiar tus ventanas, no dudes en contactar con nosotros o con uno de nuestros distribuidores autorizados

 

 

 

2018-02-27T14:04:18+00:00 martes, 27 de febrero de 2018|Conocimiento|1 comentario

Un comentario

  1. Ícalo 25/04/2018 en 9:30 am- Responder

    Es un artículo muy interesante. La condensación puede ser un problema en muchas viviendas, afectando incluso a la pintura o a las paredes del entorno de la ventana. Un saludo.

Deje su comentario