Como es sabido, existen diferentes tipos de vidrios que podemos instalar en nuestras ventanas. Estos han evolucionado mucho a lo largo de la historia. Es común entre nuestros clientes, plantearse la duda de qué tipo de vidrio es el más adecuado para las ventanas de nuestra vivienda.

Tenemos muchas posibilidades de elección. Cada tipo de vidrio tiene sus aplicaciones y propiedades. Vamos a contaros los principales tipos de vidrio para ventanas y sus principales características.  En una ventana podemos elegir, primero la composición y espesor de cada una de las láminas de vidrio y por otro y cuántas cámaras, espesor de cámara, e incluso el tipo de gas que va en el interior de las cámaras. El vidrio puede hacer variar el presupuesto de unas ventanas. Por eso es importante adecuarlo a las necesidades que en cada caso tengamos.

En cuanto a la composición de cada lámina de vidrio y si este lleva o no tratamientos aplicados, estos pueden ser de diferentes tipos:

Vidrio sencillo o monolítico

Es un tipo de vidrio que está actualmente en desuso. Es un vidrio que tiene muy bajas propiedades térmicas y acústicas por lo que no se recomienda su utilización en ventanas de viviendas.

vidrio monolítico

Vidrio templado

El vidrio templado es principalmente un vidrio de seguridad, que se consigue aplicando diferentes tratamientos térmicos o químicos, con el fin de incrementar su resistencia en comparación con el vidrio normal. Aparte de su mayor resistencia, su peculiar singularidad es porque en el caso de rotura, este se romperá en trozos muy pequeños y nunca en trozos grandes y cortantes. Por lo tanto la posibilidad de que este tipo de vidrio cause daños al usuario en caso de rotura es mucho menor.

vidrio templado

Se suele utilizar en zonas donde es posible un impacto como por ejemplo, escaparates de centros comerciales, puertas de terrazas, mamparas de baño, estanterías, etc.

Vidrios flotados

El vidrio flotado es el vidrio que se utiliza para instalarlo mayoritariamente en ventanas, mediante la combinación de varias capas de vidrios flotados. Se fabrican a partir de mezclas de compuestos vitrificantes, como pueden ser el sílice; fundentes, como los alcalinos y estabilizantes, como la cal.

Todos estos componentes primarios, se introducen en hornos para someterlos a un proceso de fundido, y esa mezcla se hace que fluya por una piscina o baño de estaño, con el fin de enfriar esa lámina de vidrio y poder endurecerla, dando como resultado una lámina de alta calidad tanto en su planimetría, igual espesor y un perfecto aspecto estético. Se llaman precisamente flotados por su técnica de fabricación en la que la plancha de vidrio se hace flotar sobre una capa de estaño fundido.

Vidrios bajo emisivos

Se conocen también como vidrios térmicos, vidrios de baja emisividad, low-e o también vidrios ATR (aislamiento térmico reforzado).  A la lámina de vidrio se le aplican en una de sus caras diferentes tipos de metales con contenido de plata.

vidrio control solar onventanas

vidrios bajo emisivo comparativa

Estos tratamientos permiten reducir el valor U del vidrio cuando se combinan en composiciones de dos o más cámaras y a las vez consigue reducir la radiación solar que entra en el interior de la vivienda.

El principal objetivo de los vidrios bajo emisivos es mejorar la eficiencia energética de la ventana. Tienen un pequeño efecto oscurecimiento en el paso de la luz. Por ejemplo, en su utilización en la fabricación de vidrios de doble acristalamiento con una cámara de aire, mejoran de forma considerable el aislamiento térmico. Por ejemplo un doble acristalamiento estándar con cámara de 16mm tiene un valor U de 2,7W/m2ºK, mientras que si una de las láminas tiene aplicado un tratamiento bajo emisivo, este valor se reduce hasta los 1,5W/m2ºK.

Vidrios con control solar

Al tratamiento bajo emisivo se le añaden unos componentes que consiguen reducir la radiación solar que pasa a través del vidrio. Se reduce la radiación ultravioleta y por lo tanto disminuye el calor que entra en nuestra vivienda. Se recomienda la utilización de vidrios con control solar en zonas y orientaciones con mucha exposición solar como puede ser en las fachadas orientadas al sur, al este, u oeste.

vidrio inteligente ahorro

También podemos clasificar los vidrios en función de diferentes combinaciones de elementos anteriores. Son vidrios formados mediante la unión de diferentes láminas de vidrio, con o sin tratamiento, uniendolas entre sí o separándolas por cámaras de aire.  Aquí podemos dividirlos principalmente en dos grupos, vidrios laminados y vidrios con cámaras. Son los más utilizados en las ventanas.

Vidrios de ventanas con cámaras

En una ventana podemos encontrar vidrio sin cámaras, lo que se conoce como un vidrio sencillo aunque como decimos esto es poco recomendable y en desuso por su bajo aislamiento.

Los vidrios más habituales y recomendables en ventanas son los vidrios dobles que llevan una cámara de aire entre las diferentes láminas de vidrio. También se está extendiendo el uso del triple acristalamiento o lo que es lo mismo láminas de vidrio dos cámaras de aire entre ellas. Con esto conseguimos mejorar tanto el aislamiento térmico como el acústico.

 

Vidrio laminado

El vidrio laminado es también llamado vidrio de seguridad, aunque la seguridad no es la única función que tienen. Estos tipos de vidrio se forman mediante la unión de láminas de vidrio entre sí, mediante una capa intermedia de material translúcido.

vidrio laminado

Son vidrios de seguridad porque ante una posible rotura de vidrio esta capa intermedia retiene al vidrio e impide desprenda pequeños trozos, por lo que en caso de rotura se mantiene todo unido. Se evita que el vidrio pueda impactar en pequeños trozos, quedando todos fijados al mismo cuerpo del vidrio. Un comportamiento totalmente diferente al que sucede con el vidrio templado que rompe en pequeños fragmentos pudiendo estos saltar y provocar daños a personas cercanas.

Las capas intermedias son de materiales plásticos como el butiral de polivinilo (PVB), el etil-vinil-acetato (EVA) .

Por ejemplo, los parabrisas de los coches o vidrios de seguridad, e incluso vidrios antibalas, son fabricados con está técnicas de vidrios laminados

Otra propiedad importante laminados es que mejoran notablemente el aislamiento acústico.

Estos vidrios también se le pueden añadir los tratamientos anteriormente vistos como de baja emisividad o protección solar. Cada una de las láminas puede tener diferentes tratamientos adicionales, es decir, pueden ser transparentes o translúcidas o incluso con diferentes motivos impresos.

En el caso que un vidrio laminado vaya en combinación con una cámara de aire y otro vidrio, el tratamiento térmico, lo suele llevar el vidrio simple que va al exterior.

¿Cuánto pesa el vidrio?

Si quieres calcular de una forma fácil cuánto pesa el vidrio de una ventana, simplemente tendrás que multiplicar los metros cuadrados vidrio por su espesor y por 2,5.

De esta forma por por ejemplo un vidrio de un metro cuadrado y que tenga un espesor de 4 mm pesarás 1 x 4 x2,5=10 kg. Como puedes ver si hay el número de láminas y su espesor el peso puede crecer de forma considerable. Por eso es importante elegir el sistema de ventana que sea capaz de aguantar perfectamente el peso del vidrio elegido.