Nuestros Colaboradores

logo kommerling
logo Procomsa
logo Procomsa

Contacto

Alcala de Henares

Teléfono: 91 802 01 60

ASISTENCIA REMOTA

asistencia remota

Consejos mantenimiento ventanas

Mantener tus ventanas en un buen estado de conservación es una tarea importante.   ¿Cómo cuidar tus ventanas después de que han sido instaladas? ¿Cómo tenerlas como el primer día? Perfiles inmaculados, vidrios en los que solo se ve su etiqueta y unos herrajes brillantes.   Con un adecuado y sencillo mantenimiento de tus ventanas las mantendrás siempre como el primer día.

Con el mantenimiento de tus ventanas además de mejorar la apariencia estática de las mismas, maximizarás su vida útil y sus prestaciones, a la vez que mantienes la garantía intacta.

Por eso, te indicamos aquí unos consejos para mantener tus ventanas perfectas durante todo el año:

Quitar los precintos y etiquetas de los perfiles y vidrios

El primer paso para empezar a disfrutar de tus ventanas es quitarle todos los elementos de protección e información que la ventana puede llevar.   Los perfiles de PVC vienen protegidos con unos films de plástico cuya función principal es protegerlos durante el proceso de fabricación y transporte. Estos films deben ser quitados inmediatamente después de la instalación. No dejes los films demasiado tiempo colocados en las ventanas, especialmente los de la zona exterior, ya que con el sol, el film protector se adhiere más al marco y luego resulta más difícil quitarlo. 

El resto de etiquetas, tanto de información del vidrio, como etiqueta energética de la ventana o otros sellos de garantías, normalmente se quitan con facilidad y no dejan marca alguna.   Es conveniente en cualquier caso que quites todos estos elementos de la ventana para verla en su conjunto. Si vieras cualquier anomalía en la ventana, informa de ella con la mayor brevedad al instalador.

Mantener bajo control los problemas de humedad

Con la instalación de unas nuevas ventanas aislantes, va a conseguir un gran avance en la reducción de los problemas de condensación que pudieras tener con tus ventanas antiguas, especialmente en zonas frías y de alta humedad. La condensación es en muchos casos el origen de la humedad y moho en el hogar. Es también esencial asegurarse que se resuelvan otros problemas de humedad en el hogar si los hubiera, ya que no es suficiente con resolver únicamente los problemas ocasionados por unas ventanas no adecuadas. Especialmente en algunas zonas de nuestro país con niveles de humedad altos y coincidiendo con épocas de frío, es cuando unas ventanas aislantes, son la mejor solución para reducir las condensaciones.  En estas zonas además de utilizar marcos de PVC con el menor valor U posible, también debe acompañar un vidrio aislante y con baja emisividad.  Aunque los perfiles sean muy aislantes, si el vidrio instalado no acompaña su capacidad de aislamiento, la condensación empezará apareciendo en las zonas de vidrio.   Esta condensación que puede aparecer en el vidrio, puede introducirse fácilmente entre la unión de marco y muro. Asegúrate de tener los problemas de humedad bajo control, especialmente en habitaciones propensas a altos niveles de humedad, como cocinas y baños.  No olvides ventilar tu hogar con frecuencia especialmente en estas estancias con altos valores de humedad.

Mantén las ventanas limpias

Sin la limpieza regular, la suciedad y los desechos pueden acumularse en las ventanas, especialmente en balconeras y puertas de entrada a nivel del suelo, en contacto con zonas de jardín. Estas suciedad, si no se limpia, con el paso del tiempo puede causar manchas en las ventanas, principalmente en la zona de la silicona y herrajes de las ventanas. Por eso recomendamos limpiar tus ventanas con regularidad, prestando atención a no sólo al vidrio, sino también a los marcos, herrajes y tanto partes móviles como fijas.

Nunca utilices productos de limpieza a base de disolventes, que podrían dañar tus ventanas. Agua y jabón es suficiente para una limpieza estándar.  Los perfiles deben ser limpiados principalmente con movimientos circulares sin ejercer demasiada presión.  Una vez limpias las ventanas, se recomienda aclararlas con un trapo húmedo.

Presta especial atención a los marcos de tus ventanas

Las ventanas de PVC requieren poco mantenimiento.  Sin embargo, que tengan poco mantenimiento, no quiere decir que no haya que limpiarlas.  Una mezcla de agua caliente y jabón es lo mejor para mantener los marcos en perfecto estado.  Si hay alguna mancha difícil, hay unos productos de limpieza especiales para PVC.  Cualquiera que sea el producto de limpieza elegido, no utilices las esponjas de lana de acero o cualquier otra esponja agresiva.  Puedes consultar a tu instalador, sobre los productos de limpieza. 

Mantenimiento a todas las piezas móviles

Las partes móviles de la mayoría de las ventanas de PVC requieren una atención mínima. Las partes metálicas en movimiento, se recomienda una lubricación ocasional. Por dar una orientación, sería más que suficiente con un mantenimiento en estas zonas cada 3 años. Por ejemplo, un aceite ligero como el de las máquina de coser, es perfecto para el mantenimiento de componentes metálicos. De esta forma se mantienen los herrajes con un rendimiento óptimo y esto ayudará también a que los sistemas de cierre se desplacen con suavidad.

Si tienes alguna duda sobre el mantenimiento de las ventanas, puedes contactar directamente con tu instalador o también ponerte en contacto con nosotros a través del formulario de contacto

2017-10-05T11:14:08+00:00 jueves, 5 de octubre de 2017|Noticias OnVentanas|Sin comentarios

Deje su comentario