Se acerca el verano y con ello un aumento del ruido exterior que nos entra al interior por las ventanas. Más tráfico, niños jugando en la calle, ruido de las terrazas… y un largo sinfín de ruidos. Por eso cuando llegamos a casa, queremos disfrutar de tranquilidad y relax sonoro. Para ello necesitamos contar con unas buenas ventanas que nos aíslen acústicamente del exterior. Una vivienda con ruidos externos no nos deja disfrutar de momentos de tranquilidad, lo cual termina afectando a nuestra necesidad de descanso y en ocasiones, a nuestra salud.

Para hacernos la idea de la importancia de conseguir unos dB más de aislamiento acústico de  en una ventana, diremos que una reducción de 10 dB de la intensidad sonora será percibida como una reducción a la mitad de la sensación del ruido. Una ventana de aluminio corredera estándar aísla alrededor de 24 dB, una ventana OnVentanas puede llegar a reducir la entrada de ruido hasta en 48 dB.

Para conseguir un buen aislamiento acústico es imprescindible un vidrio adecuado y un sistema de perfiles de calidad con buen comportamiento acústico y sin filtraciones de aire.
Esto se traduce en una clasificación CLASE 4 de Permeabilidad al aire, ya que el aire es el principal medio de transmisión de ondas sonoras.

Puedes instalar en tu móvil, para tener una idea del aislamiento de tus ventanas el Ruidómetro de KÖMMERLING y mide el nivel de ruido en dB que entra por la ventana para saber las necesidades de aislamiento de su vivienda.

Si necesitas asesoramiento adicional, no dudes en contactar con nosotros.